divendres, 9 de febrer de 2018

Yo soy
más vieja de lo que parezco
aún pareciendo
bastante más vieja de lo que soy.

KPV Febrer/2018

dimarts, 2 de gener de 2018

Devoro

Devoro acciones mentales que me desatasquen
devoro polvo, trajín organizado que coloca las cosas y me desprende de mi corteza
devoro desdichas vivenciadas que fueron lecciones y dolor, que desinfla el mío,
y desahucia mi tristeza hacia la ligereza y el quejiquismo,
venda mis tobillos descarnados, mis talones ulcerados y me camina el cuerpo.
Devoro una a una, cientos, miles de veces que parecen no ser suficientes
caras, sus caras, todos sus cuerpos y sus culos
sus piernas torneadas o glotonas
y voy diciendo no, no, no... 
Devoro sus arrugas o sus pieles perfectas
como gestos, imperfecciones, hasta que chirrían mis ojos
y lleno mi barriga de sus pequeñas contracturas morales,
sus voces que desilusionan,
sus ideas que aburren,
sus actos que no aportan nada,
o sus andares que desapetecen,
y sigo diciendo tampoco, tampoco, tampoco...
Para descolgarme de la soga de la balanza,
y desetiquetarme de la obsesión
que busca ganar, siempre estar por encima de no sé qué.

Devoro y cada vez el agujero es más profundo.
Devoro y el peso de tantas cosas
me ayuda a hundirme en este vacío que me construye,
que me completa.

Acabaré, alojada dentro de la Kápsula.
¡Por fuera no seré más que paredes!
Un grueso muro de piel que hará de mí
mientras apoyo mi espalda contra el dorso de mis carnes
- espalda contra espalda sabiéndonos ahí, pero sin querer ocuparnos-
cerraré por fin los ojos
para sentir

el silencio

los centímetros más allá de los dedos estirados de mis manos abiertas de mis brazos extendidos

y junto a él
esas visiones ocultas que han venido a recibirme
que son certezas sin escrúpulos
crepúsculo de torpezas
para tropezar sin el descanso de la luz externa
sin la lucidez de un abrazo.
Aquí dentro no hay otros brazos que me acojan.

Para devorarme sin el alivio de desaparecer
desnudarme sin asco y sin placer
mutilarme las heridas
en agravios sin olvido
derribarme sin delicadeza
para caer, desordenar y extraviar los pecados
despedazarme las culpas en pedazos irreparables
sonsacarme la amargura huroneando clínicamente
diseccionarme sin entusiasmo ni aversión
para, saciada su curiosidad,
desorbitarme al fin....
cual giróvago en mi vacío.


¡Qué maravilloso e impasible silencio!
Despeñándome hacia la mañana nueva.


KPV Gener/2018



divendres, 29 de desembre de 2017

Barcelona

Barcelona en cambio is in the middle...
Bajo un cielo prístino, suspendida entre el calor y el frío.
Decidiendo cada amanecer si será dulce como el turrón o salada como las palomitas.
Si querrá ser intrincada como un shawarma con todo u ordenada como una ensaïmada. 
Bohemia con vermut o señorita con gin tonic. 
Vendida con big mac u orgullosa con crema catalana, 
clon con ramen o clown con boloñesa...
Si al anochecer será gata o perra.. 
nice girl de postre o kink de gozosa almeja.
Yo me siento, sororizada, junto a ella, con mi media vida puesta 
y la vista puesta en la otra media.
KPV Desembre/2017

dilluns, 4 de desembre de 2017

Perquè tu, no

Mira que m'agradava del teu somriure
d'ulls
de llavis ganuts
tot.
I com el profanaren les teves paraules.

--

Plou.

Si surto
Si s'esllavissa
del meu cos
l'amor.
De quin color serà
arrapat dins meu
el teu odi?


--

Estima'm tu primer,
no tu si us plau,
no tu,
d'acord, però no et quedis enrere, eh
tranquil·la vés passant...


KPV Desembre/2017


diumenge, 3 de desembre de 2017

Qué disgusto somos

Qué disgusto somos
hoy
aunque seamos algo
no somos nadie.

No
en cuanto hablas con la selva
y sólo allí
no encuentras salvajes.

Si los gritos en la noche
ahí afuera
de los vástagos arrojados
en nuestra ignorancia perpetua,
no nos representan.

Dime
qué somos
además de la angustia
de nuestras propias cadenas.

Si no sabemos rescatarnos
de nuestras mentiras indetectables
disimulando fugazmente nuestros miedos
falsamente enaltecidas
complaciéndonos en la compartición de las aversiones
hoy, dime,
con esta segunda endiosada esclavitud
qué disgusto somos.

KPV Octubre/2017

dimecres, 29 de novembre de 2017

Sóc feliç

He descobert que sóc francament feliç
si puc
i em deixo
atrapar en un delerós brull de l'experiència
viscuda amb aquella part de mi, en silenci,
on les barreres són de la meva vista que ja em falla,
i els dubtes de color o de llargària,
ja no pas mai de fracassos i temences.

Llavors.
Anhelo no res, a banda potser, de temps
per fer tot el que abans només vanejava,
on les meves visions,
ara que tenen forma,
ara que saben que poden existir més enllà del meu resguard
encara s'han tornat més fortes
i s'acumulen,
més aviat s'amunteguen,
sobre el fil del meu llit tan aviat com el sol s'apropa...
fins que ja no puguin respectar la nit i s'abraonin concupiscents
i distingir si visc el somni o somnio la vida,
tan poc m'importi.

Potser havia de sobrepassar la mort per a ser feliç.
Però jo
petitejada pels mots dels porucs
no gosava trepitjar-la en el seu somni.

He descobert que ser feliç
és una sensació tan minúscula
que no calen gaires trastos
per a portar-la
ni moltes atencions per a obtenir-la.
És un goig petit
que la ment només frega quasi sense adonar-se
i que el cor menysté ocupat en les seves preuades batalles.

La meva felicitat
és més de peus i mans atrafegades
i viu
bressolant les seves potetes de gata
arrepenjada al meu somriure.


KPV Novembre/2017






dimarts, 19 de setembre de 2017

Parecía amor. Pero duele más que si lo fuera.

Igual de mentira fue, igual de falaz sigue siendo.
Parecía amor y sigue sin serlo.
Pues duele. Duele más que si lo fuera.
Duele y sigue insistiendo: en quedarse y llamarse amor, sin merecerlo.
Y por no serlo, por no tener un nombre propio, digno de ser nombrado,
es tan difícil despegárselo de dentro.

Podría llamarlo bruma, porque de nada era su sustento.
Porque apenas la luz la traspasaba, arremolinaba capas y se escondía.
Porque así podía ser un gigante capaz, el disfraz del chico lamento.
Porque así podía no presentarse, la normal humana persona que había.
Así, disimulada, soslaya la bruma el posible rechazo y su tormento.

De autenticidad no sabe la bruma. No sabe, es sólo una fantasía.

Pero a los que nos gusta más soñar,
a los que nos cuesta despertar y soportar el dolor de la vida,
la bruma nos engaña sin reparo.
Y luego ves a reclamar: "Lo siento niña,
ya sabes cómo somos, los que somos... así de raros"
Pero no, yo no lo sabía.
"Deberías... nadie te pidió que fueras buena conmigo"
Como si la existencia de bondad fuera una excusa para la maldad,
o su consentimiento.

¿Acaso debe comenzarse el amor
con sospechas, recelos y corazas?
Esa excusa nos dan, quien con su ligereza, nos dañan.

"Si te dejas engañar, es tu culpa" - dice la bruma -, "no mi saña"
"¿Acaso no eres capaz de intuir, que yo no valgo nada?
Que yo me escondo aquí, porque nada creo ser
y tú me amas así, porque es más fácil amar a una ilusión
y perfecta imaginarla
que amarme a mí!".
Que parezca tener razón el chico bruma, no lo libra de su carga.

Pero ¿De qué sirve que te escondas ahí
para engañar y sentirte amado en tu mentira,
si al final eso te va a frustrar
y me vas a hacer pagar ese dolor, con tu ira?
Yo no puedo saber si amarte a ti hubiera sido peor
si nunca le has mostrado la piel de tu alma
al sol.

"¿Y caer en el maltrato de otra bruma? ¡Ni loco!"
Ah vaya... lo confiesas.
Que son ofensas tus empresas.
Mostrarse tal cual eres, merece para ti, respeto, poco.
Y tú hablabas de ser certezas.
Ahora comprendo:
todo lo que dijiste que no soportarías,
era una descripción de lo que eras.


No era buen momento para amar.
A nadie.
A ti, aún menos.
Y no te equivocabas al pensar que mi amor
tenía tanta sed de dar, como necesidad de consuelo.
Pero no es posible amar, de verdad,
sin quererse a uno primero.

Así que parecía amor y sin duda nunca lo fue.
Y quizás de haberlo sabido
aún así habría caído.
Tan mal aprendida la lección que tomé.
Tan mal adiestrado el instinto.
Que si no llega a ser por su dni distinto,
decir que había visto al mismo bicho, con otro pie.



KPV Setembre/2017