divendres, 4 de gener de 2019

A mi peludo acompañante

A mi peludo acompañante
Entiendo tu andar silencioso
casi transparente
huyendo de la medicina
las mañanas que buscas suavizar tu pelaje

Lloras por las gotas, resbalando por mi pelo
lames la cascada, como habitando un espacio de sed permanente
¿Dónde queda el sosiego de un alma acostumbrada?
no llega
no se aplaca.

Maúllas, amigo orejudo,
en el silencio de los sábados aún dormidos
y me despiertas para que trabaje
No puedo odiarte. Mi arte.

Si me despisto
piso tu cola
Si me tumbo
rellenas mis huecos
Si me duermo
arrullas mis sueños
en un ronroneo constante

A mi peludo acompañante
cieguito de años
y de hambre incesante.
Me llenas la casa de pelos
y aún así,
no puedo dejar de amarte.


KPV Desembre/2018


dimecres, 26 de setembre de 2018

El viento y el palisandro

El viento hace oscilar los ventanales
que reflejando el palisandro, allá a lo lejos,
parece mecerse sobre los cristales.

Es, cuando el viento terco no llega hasta el viejo árbol
que se ingenia este truquillo de veterano.
Parecen dos archienemigos enfrentados.

KPV Setembre/2018

dilluns, 10 de setembre de 2018

Está bien así

Está bien así.
El tiempo se mueve despacio
llevándome suavemente hasta casa.
Tú nunca llegarás a ver
las rosas compitiendo con los hibiscos
en este abigarrado balcón
que es un jardín colgando, envalentonándose sobre otro,
que explica mejor que cualquier palabra
mi reencuentro con esta vida, la mía.

Cada brote finito y cohibido
fue mudando a híspido tallo
a flexible caña,
ambos tan empeñados en demostrarme
que todas sus hojas
grandes y pequeñas,
velludas o glabras
ufanas igualmente
compartiendo mis desayunos de gorrión y mirlo
mis madrugadas de murciélago y golondrina
mis noches de libélula y lagartija
son oportuno símbolo del gozo injertado
en el tránsito cíclico de la existencia
que exige espera, agradece perseverancia
regala sabiduría y serena calma.


KPV Setembre/2018

divendres, 24 d’agost de 2018

Veloradio

¡¡Formamos un tipo ecológico!!
Me grita a través de su radio
el tumán de la velo.
Tu gracia y mis artes ni agotan el mundo
ni contaminan el suelo.
¡Estoy disponible!
¡Me doy sin recelo!
Si accedes a que te cante y en mi bici te siente
antes de que arribe al saliente.
En la próxima calle... ¡Te dejo!
Tan bonita con ese libro
¿Qué leerás tan fascinante?

Yo le sonrío al cacharrerío de farándula
que son bici, radio y personaje
y no me preocupo en contestar
no lo creí demasiado importante.

Ahora,
reflexiono sobre medio de tortilla
-calma en la calle silenciosa-
si fui demasiado ociosa
al pensarme tantos segundos
si saltar sobre el reborde de su silla.

Pues tantos minutos más tarde
se fue, su amor implacable,
calle abajo con su copla
dejándome enredada en las lisonjas de sus ruedas
una muesca más, en su ligera memoria.


KPV Juliol/2018

dimecres, 4 de juliol de 2018

Camí de Vidabona

Després de més de 3 hores seguint el camí de Vidabona des de Sant Joan de les Abadesses, no m'he creuat amb ningú. Les meves companyes de viatge, les papallones, han resultat éssers francament curiosos. Sembla que han decidit, com en una carrera de relleus, acompanyar-me cadascuna una part, amb el seu alar mut. Jo també intento caminar fent el menys soroll possible, però les sargantanes i els ocells no semblen gaire convençuts. Tampoc el cervató que en girar un revolt del camí prop d'Ogassa m'he trobat a uns quants metres davant meu. Amb les seves potes primes i àgils ha fugit a l'espessor del bosc. Ha estat un dels moments màgics del meu recorregut.

Un altre, quan comences a sentir de lluny un soroll com d'aigua corrents, que es va apropant cada vegada més, per adonar-te que el vent recorre l'immens bosc, pujat a la gropa dels arbres. I en arribar a mi, em travessa, com si fos un fantasma, un ésser eteri, exultant, dominant el seu entorn i deixant-me l'aroma robat dels pins, i una alegria primigènia.

Més tard arribo a l'alberg del Negre, als peus de la Serra Cavallera, on passaré la nit, compartint taula amb els masovers i voluntaris que encaren milloren el nou refugi. Rialles, noves històries de vides tan diferents (gràcies no-wifi-connection!!).

L'endemà de nou el camí, la història de com en la meva eufòria de viatgera solitària principiant, em vaig perdre i vaig acabar ben espantada i plena d'esgarrapades, fins que es van imposar la meva intuïció i el sentit comú.

I com en qualsevol camí de recerca personal, els punts de connexió, les veritats bàsiques que arriben a sotragades per confrontar i reformar el teu món:
El riu em va explicar que no pots evitar que arribi l'aigua.
Que l'has de deixar passar, també al teu cor.
Em va dir que és millor dir sí a la pluja que viure amagada fins que cada tempesta passi,
ja que sempre en vindran d'altres.
El vent em va murmurar, que no es pot parar en un arbre, si vol ser fidel a la seva essència.
Que li cal ser lleuger, per viatjar a la seva gropa i no desaparèixer.
I em va preguntar que com necessitava ser jo, per a no desaparèixer...
El cérvol em va fer veure que no es pot forçar la sort, que has de fluir amb allò que passa....
o que no passa.
I les papallones, aquestes criatures que cada vegada sento més germanes,
van ensenyar-me que en el silenci hi ha moltíssima bellesa,
però que cal compartir-la,
per ser quelcom més que unes ales i unes antenes.


KPV Setembre/2016

divendres, 29 de juny de 2018

No era para siempre

Siempre supimos que no era para siempre.
Quizás por eso
nos desciframos tanto
en una sola noche
y deshicimos
la sed de nuestros besos
en una mezcla de ternura y miradas intensas.
Quizás por eso
los infinitos recorridos de nuestros dedos sobre la piel
recitándonos nuestras curvas
como intentando conservarlas
incluso en la memoria futura de otros cuerpos.

Siempre supimos que no era para siempre.
Quizás por eso
lloramos tanto nuestros desencuentros
sintiéndolos el definitivo -cada uno de ellos-
nunca suficientemente preparados para partir.

Siempre supimos que no era para siempre.
Quizás por eso
me dijiste
quedémonos, también esta noche,
y un poco más.



Quizás por eso
un día
llegaron los besos automáticos.
Y los silencios dejaron de ser
el preludio de noches intensas.

Quizás por eso dejamos de cuidarnos
porque siempre supimos... que no era para siempre.


KPV Juny/2018

dijous, 29 de març de 2018

Si no era amor, tampoco es odio

Si tan a menudo el amor, no es más que una excesiva idealización del otro.
No puede por tanto el odio, regirse por parecidos parámetros de fantasía.

Acaso no recordáis la congoja, justo sobre el estómago,
cuando aquel al que amáis, en contra incluso de los gritos de vuestro instinto,
se comporta o dice algo, que vuestra integridad, silenciada a la fuerza, no tolera.
¡Cuántas veces después os pesará vuestro silencio y pasividad!

No podría ser que ante el ser odiado que tiende una mano,
- del que surge un gesto amigable,
con el que nos descubrimos compartiendo propósitos, ideales
sobre las cosas que, verdaderamente importan -,
sintiéramos entonces la misma incomodidad.
No nos dice de nuevo entonces el instinto
que nos equivocamos con nuestros sentimientos.

De la misma manera que entonces sabíamos
que debíamos apartarnos y dejar de traicionarnos.
Ahora nos resistimos a sonreír,
a perdonar y abrazar.
Levantamos excusas,
menospreciamos el episodio
cerramos los ojos y el corazón, para mantener la ficción.

¿Qué tememos perder?
Acaso dejaremos de ser nosotros si destripamos nuestras creencias.
¿Acaso es lo único que somos?

No será que demasiado a menudo
vivimos una realidad que nos obstinamos en hacer persistente
aún en contra de nuestra plenitud.

Por qué será más fácil dejarse arrastrar por la indolencia
cuya inercia nos lleva a tantos de nosotros
a creer amar a quien no queremos - y ni siquiera nos quiere -
a insistir en odiar a quien ni siquiera conocemos, individualmente,
a ignorar continuamente las oportunidades
que el universo,
    del que no somos observadores ajenos,
    sino brotes,
    del que no somos asistentes irresponsables,
    sino actores,
nos ofrece para sumirnos en la totalidad.
¿Qué nos ofrece tal visión raquítica de la vida
que pueda ser preferible a sentirse liberado?
Vacío, y al mismo tiempo, completo.


KPV Març/2018